Madrid fue una fiesta por una noche, con el embajador de Estados Unidos James Costos y su marido, el decorador Michael Smith, como anfitriones de excepción. El resto es historia, y está (casi todo) en este vídeo